Miles Ahead – Don Cheadle

13MILES-blog427“Miles era muchas cosas… un artista supremo y un tesoro nacional, pero también un enigma para los que lo rodeaban, especialmente durante su supuesto período de silencio”, Don Cheadle.

Elegida para la noche de clausura del 53 Festival de Cine de Nueva York del año pasado, y también para el clausura del 18º BAFICI porteño en Abril de este año, Miles Ahead es una particular recreación de un momento en la vida del revolucionario músico Miles Davis; dirigida y protagonizada por Don Cheadle (Ocean’s Twelve, After the Sunset, Hotel Rwanda, Crash, Boogie Nights, Volcano, Traffic, entre otras).

Cheadle es portador de una interesante carrera como actor y tuvo su momento de gloria en 2004 cuando recibió su primera candidatura al Óscar, Globo de Oro al mejor actor de drama y al Premio del Sindicato de Actores como Mejor Actor por su interpretación de Paul Rusesabagina en Hotel Rwanda, una historia del trágico genocidio de ese país africano. Ese mismo año fue también elogiado por su papel en el drama coral Crash, dirigido por Paul Haggis que ganó el Óscar a la mejor película, al mejor montaje y al mejor guion original.

Con Miles Ahead, Cheadle logró conquistar el sueño de un fan: hacer e interpretar la historia de su ídolo musical. Su obsesión por Davis comenzó siendo niño con el álbum Porgy and Bess, un disco básico y elemental de la amada colección de música de su familia.image015

Cheadle optó por encarnar a Davis sin la idea de hacer solo un Biopic con aires de documental, desarrolló con la libertad que le ofrece la ficción una versión de Miles con más sombras que luces, una forma de reinventar a un ídolo sin idealizarlo…

El film se ubica a fines de los 70’ momento en el cual Davis pasaba por una etapa de cinco años de silencio musical, que teniendo en cuenta su cambiante y genial carrera, era muy lógico que hubiera un espacio de no creación que le sirviera para la reflexión y el relanzamiento.

Eléctrico, tempestuoso, pasional, con cierto aire de gangster, armado y peligroso, lo único que desea es defender su silencio y su música. Cheadle -como avatar de Davis- obtiene su pase a la condición de actor de culto en un film que sólo el tiempo dirá qué lugar ocupará en la historias del los films sobre músicos. Y todo esto en un año donde se hicieron muy buenos documentales sobre otros notables, como Joplin, Pastorius, Simone, Winehouse (las tres últimas comentadas en este sitio).

El film resulta ser una particular mixtura entre la revisión biográfica, el testamento musical, y la ficción más pura, y donde su ex mujer Francis (la bella y talentosa Emayatzy Corinealdi) ocupa un lugar central. Y, justamente, ni donde la biografía ni el testamento llegan, es quizás donde Cheadle entienda que ese silencio era una forma de reflexionar sobre su vida, de sus encuentros y desencuentros, y la distancia final, cerrando una especie de hibernación musical en pos de poder seguir creando a pesar de su apego a las drogas, a la bebida, y a sus variadas dolencias físicas.

Cheadle inventa a un periodista de la famosa revista Rolling Stone (encarnado con suficiencia por Ewan Mcgregor) para destilar ciertos dardos a la despiadada industria de la muisca, que estará agazapada esperando esos nuevos tonos que Davis estaba balbuceando.image008

Pero la elección de un blanco para este film invita a otra reflexión, a explicar su necesidad, dice Cheadle: para conseguir financiamiento para este film necesitábamos una co-estrella blanca, hasta que no consiguiéramos a Ewan no habría ninguna película de Miles Davis. No hubo Miles Ahead hasta entonces. Eso significa algo, eso es la realidad.

image003Para que Cheadle se decidiera realizar el film, tuvo que suceder la feliz coincidencia entre la familia de Davis y Don Cheadle, cuando ambos se eligieron para hacer este especial tributo al gran músico muerto el 28 de septiembre de 1991 en Santa Mónica, California.

Sabiendo que encararía la historia del músico de esa manera especial, para no tener el corset creativo de los grandes estudios, Cheadle inició el financiamiento del film por medio del sistema Crowdfunding (colecta a través de plataformas digitales), sumado a otros productores independientes, hasta que Sony Pictures Classics compró los derechos.

Miles Ahead, es una reivindicación del talento afroamericano, de un músico que construyó su autoestima racial a través de su genialidad musical, principio que otro afro como Cheadle transmite sin el emblematismo de un Spike Lee.

La película es frenética, original, cambiante pero vital, acompañada por retazos de exquisitas piezas de obras mayores como Kind of the Blue, Skateches of Sapin, y otras obras fundamentales, y sin respetar un patrón cronológico, ya que el director inserta música hecha en 1950 y las coloca sobre escenas que transcurren en 1978, o tomar su álbum de 1965 y lo hace aparecer en 1945. A su vez, juega con cambios de look, y dejando al pasado en escenas blanco y negro brillante, y al presente en unos tonos radioactivos, siempre fuera de molde, sin patrón ni regla como si buscara la misma lógica de improvisación de la música que componía Miles. Destaca también que Davis siempre rechazaba la denominación Jazz como “una imposición blanca para una música que no necesitaba de etiquetas”.image011

Al terminar el film el espectador queda atrapado en la fascinación por un talento que liberó a la música de la música. Davis es un universo sonoro y poco importa que te guste o no el film, porque si luego de la proyección te crecen unas ganas imparables de escuchar algo del repertorio de este increíble trompetista, habrá cumplido su cometido.

Miles Ahead es un film importante más allá de lo fílmico. Miles Ahead, titulo emblemático de la producción del músico, nos habla de una cierta operación que la música de Davis realiza en nuestros sentidos, en nuestra cabeza, y es también una marca de autoconciencia de un músico que vivía componiendo para el futuro, ese que nunca sabremos a ciencia cierta si lo alcanzaremos.

image012Don construye un final después del final, a pura improvisación musical entre Cheadle/Davis jugando con los talentosos Herbie Hancock y Wayne Shorter (compañeros de Davis en algunas de sus formaciones musicales y valiosos asesores para encarar la parte musical del film), y la joven y super talentosa Esperanza Espalding (que en estos meses llega por primera vez a la Argentina), mostrando que pensó este Film como esas obras que justifican una vida: El Ciudadano justifica a un Orson Wells, un Amarcord a Fellini, o un Stalker o Fanny y Alexander para Tarkovsky y Bergman respectivamente.

Alguien que llego a cambiar de manera radical (en sus propias palabras) cinco o seis veces la historia misma de la música tiene material para justificar todas las vidas en las que pudiera reencarnar…

Para bajarla http://www.sdd-fanatico.org/p/miles-ahead/

Para verla online http://gnula.nu/biopic/ver-miles-ahead-2015-online/

 

Author: Luis Zas

Share This Post On

7 Comments

  1. Como extrañaba tus cometarios sobre Films!!! … Después de haber leído éste me siento obligado a ver nuevamente la película porque sinceramente no me pareció gran cosa… como admirador de Miles no la hubiera dejado de ver aunque supiera que era mala; y tampoco la considero mala película, pero realmente esperaba una representación sublime como la realizada por Eastwood para Charlie Parker, incluso el reciente biopic de Chet Baker me gusto mas. Sinceramente estoy convencido que este film no generará nuevos adeptos a su música; el personaje errático y hasta patético por momentos (independientemente de la época que se recrea) no tiene nada del Miles que conocemos… cualquiera que haya leído su autobiografía lo sabe!!! Era el negro mas genial y orgulloso que habitó este planeta!!! el mismo q bofeteo a Coltrane!!! el mismo que dijo: “Yo he cambiado la música cuatro o cinco veces ¿Qué ha hecho usted de importancia aparte de ser blanca?”… El uso de su música en desorden cronológico me parece un desatino mas q una invocación… es importante entender que era una artista de vanguardia pero también que no trabajaba de espaldas a su tiempo…por dar un ejemplo “Bitches Brew” esta a cientos de años luz de Sly Stone y Jimi Hendrix, pero no cabe duda que la fuente de inspiración estaba allí… y que King of Blue es la obra sublime del Jazz (o mejor dicho de música social), pero tampoco era ajena a la teoría de George Russell.. ni a los recientes trabajos de Bill Evans con su trío… aprovecho para recomendar un hermoso film quizás olvidado de 1986 que se llama Round Midnight, que recrea de la mano de Dexter Gordon y François Cluzet la vida de los músicos de jazz en Paris …. Gracias por volver Luis ¡!!!

    Post a Reply
    • Hola Juan Cruz, gracias por tus palabras. El film no es una pieza sublime ni de cine ni de música pero entiendo a Cheadle hizo epicentro en su momento más oscuro para buscar un punto de vista para mirar atrás y vislumbrar el futuro en lo bueno y en lo malo ese es el punto narrativo y es original pero es irregular en la intensidad y calidad narrativa igual consigue momentos memorables como la escena del ring donde el presente y el pasado se mezclan con una metáfora del estancamiento personal y musical interesante. Para mi el film cumple un objetivo básico: despertar el interes por esa bestia llamada Miles Davis. Por eso solo la recomendaría. Abrazo

      Post a Reply
      • Juan coincido con vos que las mezclas de musica y fechas no es lo mejor del film.Saludos

        Post a Reply
  2. Hola Luis & Sacred,

    primero que todo agradecerles a ambos la oportunidad de ver este filme. Lo he buscado por mucho tiempo. Miles es, sigue siendo, un músico de cabecera en mis gustos, y del cual poseo bastante música y unos libros sobre su obra.
    Para mi, existen músicos, genios de la música, pero en mi opinión Davis era un artista. Cuando indagamos no sólo en su música, sino también en su enfoque musical y social, sus detonadores para cada cambio, vislumbramos su gran talento ( en su época incomprendida) y que fue, incluso, victima de la cuestión racial. Miles es, sin dudas,” un ícono no sólo en el Jazz sino en la música universal”.(Herbie Hancock)
    Su exquisito sentido estético, sus ideas, su intuición dentro de la industria musical, su estilo de vida. Como comenta Luis en su entrada, qué importa que te guste o no esta peli, el objetivo de esta será alcanzado si el espectador va e indaga en su obra, luego será un triunfo más de este coloso musical.
    A verla y disfrutarla con calma. Después hablaremos de su extensa obra, pero será aún mejor si el espectador busca por sí solo en este océano musical llamado Miles Davis.

    Un abrazo, Kike.

    Post a Reply
    • Excelente frase Kike, Davis era un Océano musical…todavía no dimensionamos lo grande que fue es y será. Abrazo

      Post a Reply
  3. Luis, Sacred, amigos,

    aquí dejo un vínculo para escuchar música social de 1968 Kilimanjaro, sonido excepcional!

    http://uploaded.net/f/w87g62

    un abrazo, K.

    ps.: En cualquier momento sale un tiro por los parlantes..:D

    Post a Reply
    • Gracias Kike….lo probaremos

      Post a Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *