Louis Armstrong & Duke Ellington, The Great Summit – 1961

Bueno, ya a muchos les he prometido repostear viejas cosas. Me pidieron decenas de veces “que vuelva a subir” discos. De a poco, mientras el ancho de banda y la paciencia lo hagan posible, iré reposteando música. Por otro lado, en algunos casos, volveré a dejar el texto original. A veces vuelvo a leerlo y… no está tan mal, verdad?

En particular, este post tiene -para mi- un valor especial. Es que, por su culpa, dieron de baja las cuentas de Mediafire, y recibí por email las primeras amenazas. Siempre pensé que, justamente, para estas cosas es que más sirve el blog: para rescatar del olvido joyas únicas.  En particular, creo que estos discos son excepcionales, y me gustó mucho conseguir estas versiones directamente en Nueva York. Así que: lo prometido es deuda. Re-post de una de las mayores y más mágicas reuniones de la música. El Duke y Louis!


Siempre me han tratado de maravillas. En medio de la dureza máxima del lenguaje de los negocios y sumado al prejuicio que tenía en general con los neoyorquinos, siempre han sido muy atentos.

El primer día fue el más duro. Caras de perro, abogados, papeles en la mesa con textos legales, números, budgets que no cerraban, powerpoints que no servían de nada… el ambiente se había puesto muy espeso y la tensión era tanta que un par de “asistentes” ya habían decidido abandonar la sala.

Al terminar la reunión (yo tenía el estómago hecho un nudo marinero) uno de mis socios se me acerca y me dice: Ya terminamos lo más difícil, ahora cambiemos de ambiente… quiero llevarte a un lugar que te va a gustar. No ocupes tu agenda para mañana a la tarde. Te espero en el Lincoln Center a las 18:00hs.

Al día siguiente completamos las actividades de laburo durante la mañana, y la verdad es que no tenía ninguna gana de volver a ver a mis socios a las 6… pero era temprano, tenía tiempo libre, y estaba en Nueva York!, nada podía salir mal. Así que almorcé algo bien liviano y me fui caminando hasta Park Avenue y de allí hacia el sur. Me habían pasado un dato: en la 18th había una disquería con vinilos y mezclas extrañas de música. Pero lo mejor era que, si el dueño no desconfiaba pensando que uno podía ser un fiscal de impuestos, te dejaban pasar a un sótano donde había muuucha música descatalogada, usados, etc… Obviamente, no estaba muy seguro de meterme allí: bajar a un sótano donde el dueño parecía la versión jamaiquina de Hulk Hogan… Además había que considerar el dato fundamental: todas las transacciones se harían al contado, con billetes, nada de tarjetas de crédito. Me armé de valor y allí me zambullí.

Me pasaron muchas cosas extrañas en los viajes que hice (tampoco tantos), pero esta vez, cuando logré salir de allí con unos 10 o 12 Cd´s después de haber pagado U$S 40 en total, me sentía como Bear Grylls de Discovery Channel después de luchar a mano con una manada de tigres.

Bromas aparte, Nueva York es una ciudad increíble. Probablemente no haya lugar en el mundo donde convivan de manera tan extrema la máxima diversidad étnica y la mejor combinación cultural. En sus calles hay gente de Nepal, Turquía, Líbano o China. Todas las comunidades mantienen sus costumbres (ropas, comidas, etc) de manera evidente y no se confunden con los “occidentales”, sólo comparten el espacio. Buenos Aires -por ejemplo- es una ciudad muy cosmopolita, pero aquí las comunidades se funden y mezclan, mientras que allí no. Sus edificios, además de ser enormes, son elegantes y preservan estilo desde hace añares. El Central Park es un verdadero corazón verde de increíbles 320 hectáreas en el medio de la ciudad. La gente, automóviles de lujo que estacionan junto a los taxis, la movida cultural, las plazas, Times Square con sus carteles y sus teatros, los edificios… es un paisaje único. El resto, la cuestión política, Washington y los ejércitos yanquis en el mundo lo dejamos para otro post.

Al día siguiente aún no salía de mi asombro. Había conseguido discos que ni sabía que existían a U$S 3.99 cada uno. Muy entusiasmado se lo comenté a mi socio, que me esperaba en uno de los cafés que están dentro del complejo del Lincoln Center. El lugar es alucinante… quizás para poder compararlo con algo, y para los que conocen Buenos Aires, el Lincoln debe ser 15 o 20 veces más grande que el complejo del Teatro San Martín. Por allí caminaban señoras con largos vestidos yendo a una apertura de una exposición de pintura, unas adolescentes vestidas con jeans y zapatillas de baile, jóvenes vestidos formalmente que paseaban a la salida del trabajo, familias, grupos que llegaban cargando violonchelos en sus estuches, y todo lo que se te pueda ocurrir mezclado, convocados para compartir alguna actividad cultural.

Finalmente, bajo una gris llovizna, fuimos al lugar de la invitación luego de caminar unos 400 metros, ya que el Lincoln Center tiene espacios satélites a varias cuadras a la redonda. El Jazz del Lincoln se llama Dizzy´s Place, en honor a los geniales Dizzy Gillespie y combinado con Duke Ellington por el conocido tema “Duke´s Place” que solía cantar Louis Armstrong. Toda la espalda del escenario eran enormes ventanales que daban, sobre la izquierda a más edificios, y sobre la derecha se recortaban las arboledas del Central Park.

La mesa reservada estaba excelentemente ubicada, cerca del escenario pero no encima. Al rato nomás, luego de pedir unos tragos, el excelente trío de Bill Charlap apareció y decenas de clásicos comenzaron a sonar, uno tras otro.

Así viví Nueva York. En un selecto reducto cultural, en una buena ubicación, escuchando -por ejemplo- Sophisticated Lady del genial Duke Ellington, con la imponente imagen de los enormes edificios atrás del escenario, con verdaderos hombres del Jazz en su propio ambiente… Mirá la foto que saqué con el celu (se puede ampliar haciendo click). Te imaginás al Sacred Monster en ese momento y en esa situación? No podía contener mi emoción.

Tal como les comenté, encontré joyitas por 3 dólares en esas mágicas disquerías neoyorquinas. Una de las que más me impactó es la que hoy les traje para compartir. El “The Making Of” del gran encuentro entre el Duke y Louis Armstrong. Yo ni siquiera sabía que se habían encontrado las cintas originales, motivo por el cual se editó este CD con los ensayos donde pueden escucharse dándose indicaciones, sus conversaciones, errores, risas, cambios durante esas dos mágicas sesiones de grabación del 3 y 4 de abril de 1961. Escuchando podrás tomar conciencia del esfuerzo físico del Louis al cantar y tocar su trompeta tema tras tema, y de cómo el Duke capitanea y conduce con firmeza desde el piano todas sus músicas. Un documento lleno de deleite, alegría y talento.

Para que nada te falte, también te subí “The Master Takes”. Resulta que las remasterizaciones anteriores no fueron realizadas desde los masters originales sino de copias y remasterizaciones posteriores. Hallados los masters originales pudieron hacer una nueva digitalización el sonido quedó mucho mejor como así el nivel del plano de cada instrumento. Es importante recordar que son grabaciones “en vivo” hechas en estudios, donde todos tocaban juntos, tal como si estuviesen en un escenario. En 1961, dos de los más grandes de la historia se reunieron para tocar juntos y disfrutar logrando un disco imprescindible e histórico. Tenés que bajarte los dos: en uno vas a tener el trabajo, y en el otro el producto terminado.

Todo está a 320@ y con sus booklet escaneados. Son piezas únicas, nada fáciles de conseguir, traídas directamente desde un sótano de Nueva York, lugar al que quiero volver ya!, y en exclusiva para los lectores del Sacred Monster!

Genial!

—————————————————
Album: The Great Summit – The Master Takes
Album Artist: Louis Armstrong & Duke Ellington
Year: 1961 – Version: 2000 – Bitrate: @320
Genre: Jazz
—————————————————
Tracks:
01 – Duke’s Place
02 – I’m Just A Lucky So And So
03 – Cottontail
04 – Mood Indigo
05 – Do Nothin’ Till You Hear From Me
06 – The Beautiful American
07 – Black And Tan Fantasy
08 – Drop Me Off At Harlem
09 – The Mooche
10 – In A Mellow Tone
11 – It Don’t Mean A Thing
12 – Solitude
13 – Don’t Get Around Much Anymore
14 – I’m Beginning To See The Light
15 – Just Squeeze Me
16 – I Got It Bad (And That Ain’t Good)
17 – Azalea
—————————————————
Album: The Making of the Great Summit
Album Artist: Louis Armstrong & Duke Ellington
Year: 1961 – Version: 2000 – Bitrate: @320
Genre: Jazz
—————————————————
Tracks:
01 – In A Mellow Tone
02 – I’m Beginning To See the Light
03 – Do Nothin’ Till You Hear From Me
04 – Don’t Get Around Much Anymore
05 – Duke’s Place
06 – Drop Me Off In Harlem
07 – I’m Just A Lucky So And So
08 – Azalea
09 – Black And Tan Fantasy
10 – Band Discussion On Cottontail

.


Click!

Ah! Me olvidaba… Si agradecés o comentás, me pongo chocho!
Downloading has a price: Just to say thanks… Cheap, isn’t it??

Cómo se descargan Torrents?

Somos una comunidad que compartimos material.

Sé solidario con los torrents y COMPARTÍ!

Enjoy!!!!

Share This Post On

12 Comments

  1. Excelente relato Sacred. Y excelente música!
    Gracias

    Post a Reply
    • I’m beginning to see the light, thank you

      Post a Reply
  2. Muchas gracias. Sigue así. Regalándonos pequeños trocitos de felicidad. Espero que esa felicidad también revierta en tí.

    Post a Reply
  3. Saludos¡¡¡ Un anticipo de regalo para lo que viene del año¡¡¡ Magnífica recuperación, los había perdido.

    Post a Reply
  4. Hace años que por diferentes circunstancias no pasabamos unas Navidades tan redonditas, quizá porque el enano comenzó a caminar y el otro está lleno de ilusión por Papa Noel y sus Majestades los Reyes Magos de Oriente que nos sentimos una familia feliz. Para ponerle la guinda a la tarta, hoy en vispera del GRAN día 6 de Enero, mi compañera se fue a la cabalgata de Reyes con Gregorio a ver los camellos y sus Majestades y me quedé solito con Filipo envolviendo regalos y escuchando al “Duque” y “Louie” tranquilo y a todo volúmen con un guisquisito…super manso. Muchas gracias querido “Mostro” por esta nueva aportación. Un abrazo ENORME
    Pavlos

    Post a Reply
  5. GRACIAS,este año no podemos quejarnos los que nos vemos en este rincon cultural,hemos tenido Papa Noel, gran noche y Reyes Magos. Hay veces que mas que un Monster sois una Abejita ó hormiguita currante y generosa.ABRAZOTE.

    Post a Reply
  6. Turco, me acuerdo perfectamente de tu viaje y del hallazgo de este tesoro que te trajiste. Por mi parte como estoy bajando todo lo que re-subas ya que todavía no tengo certezas acerca de la recuperación de mi disco.
    Abrazo!

    Post a Reply
  7. ¡Qué regalo!
    Este sitio es una cueva de tesoros.
    Encantador relato. Mil gracias!!!

    Post a Reply
  8. Siempre sorprendiéndonos, Sacred!!
    Genial relato, me ha transmitido toda la emoción desde lejos en el tiempo y en el espacio. Algún día también estaré por NY, eso espero.
    Mientras tanto me transporto con esta música deliciosa.

    Saludos desde Perú.

    Post a Reply
  9. Hola Sacred, te doy gracias por subir la joya de Duke y Louis,hacia rato que lo esperaba.
    Gracias y que sigan los éxitos.Abrazo

    Post a Reply
  10. Sacred eres un grande, gracias por esta joya, solo los que sabemos valorar podemos reconocer tu generosidad. Este disco particularmente me encanta, Satchmo y Sir Duke juntos.. pero no sabía que habían encontrado los masters originales.. Nuevamente gracias y saludos desde Bolivia.

    Post a Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *